tránsitos

Sueña que sueña que sueña. Es tarde y apenas ha entrado en calor después de que el anciano pescador lo rescatara frente a la puerta del cobertizo. El joven extraviado no da explicaciones, pero el anciano cree entender lo sucedido. No todo, por supuesto. Una parte.

Después del rato que pasa junto al anciano ante el fuego, se tumba a dormir y una lluvia de chispas caída del cielo anuncia la llegada del sueño. Es un sueño dentro del sueño dentro del sueño, como cuando se vio una vez en un espejo, en Otro Lugar, y su reflejo se multiplicó al verse reflejado a su vez en otra superficie cristalina.

Y así su imagen se convirtió en miniatura.

Sueña que sueña. En el sueño se suceden las escenas, episodios de un cuento compartido alrededor del fuego. Reflejo de un arte secuencial, su sueño es un retablo de imágenes yuxtapuestas cuyo orden de lectura no obedece a una única dimensión. No sigue un único sentido. En ese retablo de onírica, lo extraño se convierte en objeto de estudio.

Sueña.

En el sueño. Dentro de él. Visto desde fuera. Por debajo, de través. Situado en un punto ideal, inmóvil, sin que el correr del tiempo, el viento, los huracanes, lo muevan un ápice de su posición. Es espectador y a veces parte.

La ve entre una y otra lluvia de rayos gamma. La contempla mientras se mueve en su prisión de aluminio. Unos brazos la separan de sus escamas, distancia que cubre sobre dos ruedas entre gruñidos y chirridos, entre el eco fantasma de los gemidos que ambos alumbraron a la sombra del amor.

Y el sueño se rompe. Y cuando regresa es de día. En el sueño.

O en la realidad.

saltopyle

El anciano ha encendido la pipa de barro. El aroma del tabaco perdura en el ambiente y alivia el corazón. Lo impregna todo de tal modo que el frío abandona al joven extraviado.

—Verás —revela el anciano con tono conciliador tras un rato de silencio—. El problema es que has muerto.

2 Respuestas a “tránsitos”


  • Llumsisons (http://llumsisons NULL.tumblr NULL.com/)

    Todo sueño supone una muerte. En él dejamos anhelos, vivencias, sentimientos que quedan perdidos en ellos sin que podamos recuperarlos. Y también, por ello, con el despertar, tambien morimos un poco: dejamos de ser lo que hemos sido en el sueño.

    Y no hay peor confusión que el descubrir, al abrir los ojos, que lo que has realmente vivido momentos atrás solo ha sido puro artificio de tu libre imaginación en reposo.

    Debe tratarse de la misma confusión que se produce en el tránsito de la vida a la muerte.

  • Pero ¿está en reposo?…

  • Tweets that mention tránsitos « Glatissant -- Topsy.com (http://topsy NULL.com/www NULL.glatissant NULL.com/transitos/?utm_source=pingback&utm_campaign=L2)
    Dirección Pingback on 18 Nov, 2010 at 14.49
Actualmente los comentarios están cerrados.