y les respondió riendo:

Señores, os agradezco
que tanto os inquietéis por mí;
tal os pasa por vuestra nobleza y amor.
Sé que jamás me querríais desgracia,
pero tengo gran fe y creencia
en que Dios me protegerá de todo.
No temo ni este puente ni esta agua
más que esta tierra dura.
Quiero ponerme en la aventura
de atravesarlo.
Preferiría morir a regresar.

El caballero de la carreta, de Chrétien de Troyes
(vv. 3078-3090, tomado, en buena parte, de una traducción de Victoria Cirlot.)

14 Respuestas a “y les respondió riendo:”


  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    “Glatissant”, participe présent du verbe glatir.

    Empiezan los latidos propios del inicio de todo búsqueda…

    Quizás el Rey Arturo haya visto pasar la extraña bestia…

  • Ahora lo difícil va a ser decidir por dónde empezar, porque no siempre es bueno empezar por el principio.

    Me pregunto si es pronto para hablar de la bestia…

  • King Pellinore du Lac

    Lo es mi fiel Escudero! De ella podria contaros cualquier cosa que deseeis, pero seria falsa. la Bestia es tan diversa como los ojos que la contemplan y su busqueda mas larga que la propia vida.

    En otro momento os contare la primera vez que pude contemplarla y, elusiva como es, escapo a mi certera lanza! hagamos ahora camino hacia Tintagel, ahi nos espera nuestro Señor Uther Pendragon, y Gorlois, y quien sabe si la muerte o la gloria, o ambas cosas!

  • ¡Dios mío, sire, vos por aquí y yo con estos pelos!

    Pero apuesto a que en Tintagel nos aguardan ambas cosas. Yo rehuiré la muerte porque tengo una historia que contar. Vos porque, siendo como sois el buen rey Pellinore (Pelinor, Pellinor…), sois un personaje de ficción, lo que equivale a la inmortalidad.

    Saludos afectuosos al primer caballero que emprendió la búsqueda de Glatissant. Ahora que cuento con vuestra bendición duermo más tranquilo.

  • Yo elijo la inocente ignorancia como guía en esta aventura. El origen de mi camino viene delimitado en no saber absolutamente nada de esa bestia. Quizás al final del mismo me arrepienta en saber demasiado sobre ella. Quizás descubriré que soy parte de Glatissant.

    Por eso y siguiendo fiel a mis instintos, solo haré caso de lo que me revelen las luces, desde la más profunda oscuridad hasta el más insoportable brillo encegador.

    A las luces me entregaré pero también prestaré atención a los sonidos, como tu muy bien sabes. Y uno de ellos ya se acerca … ¿Cuál? ¿No lo escuchas? Es el silencio… El silencio que la rodea…

  • Respecto a si dar o no explicaciones… Todo a tu tiempo. Es mejor así. Antes hay que explicar un par de cosas, sentar las bases, desplegar los elementos. Y no hay que empezar por el principio, sino por lo cotidiano. Sólo así podemos viajar a lo fantástico. Hay portales que franquear y música que escuchar, como bien dices.

    Bendita sea esa ignorancia, y bendita también la inocencia de quien se entrega a la lectura libre de prejuicios, amigo mío.

  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    La felicidad es del ignorante; la preocupación, del sabio.

  • Ah, hombre de poca fe… Seguro que en lógica me ganas, pero no puedo evitar preguntar tu opinión: ¿Es por tanto ignorante quien escoge la felicidad, y sabio quien escoge la preocupación? Es difícil huir de una y alcanzar la otra, pero solemos utilizar esos verbos, huir y alcanzar, cuando nos referimos a ellas.

  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    “pero solemos utilizar esos verbos, huir y alcanzar, cuando nos referimos a ellas”… Lo que evidencia que nunca conseguimos estar lo suficientemente cerca o alejados de ellas

    Y como dijo aquel, la verdadera felicidad tan solo existe en su propia antesala.

  • Dorca (http://www NULL.devir NULL.es)

    Creía que la felicidad estaba en la caza.

  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    Confundimos la felicidad con un objetivo a conseguir cuando en realidad se encuentra escondida en el camino que lleva a ella misma.

  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    Dorca: ¿Cuándo es más feliz el cazador? ¿En el momento inmediatamente previo al disparo certero sobre la presa o despues, cuando comprueba que la misma yace muerta?

  • ¿Cuándo es más feliz el cazador?

    La pregunta no va dirigida a mí, pero yo estoy con Dorca: creo que el objetivo de la caza es la propia caza, no la presa que pueda hacerse.

    Pero quizá revelo demasiado…

  • Llumsisons (http://www NULL.myspace NULL.com/llumsisons)

    Pues en ello coincidimos, compañeros de aventura. ¡A por la bestia!

Actualmente los comentarios están cerrados.