Archivos del Mes para Enero, 2010

y les respondió riendo:

Señores, os agradezco
que tanto os inquietéis por mí;
tal os pasa por vuestra nobleza y amor.
Sé que jamás me querríais desgracia,
pero tengo gran fe y creencia
en que Dios me protegerá de todo.
No temo ni este puente ni esta agua
más que esta tierra dura.
Quiero ponerme en la aventura
de atravesarlo.
Preferiría morir a regresar.

El caballero de la carreta, de Chrétien de Troyes
(vv. 3078-3090, tomado, en buena parte, de una traducción de Victoria Cirlot.)